lunes, 24 de agosto de 2009

Crónica del XIV Folk Plasencia



El jueves 20 comenzó, para mí, el Folk Plasencia. El día anterior se celebraba la final del concurso "Amigos del Folk Plasencia" con los grupos La Conjura, Kéltiber y Urban Folk Quartet, quedando ganador éste último -¡mis felicitaciones!-. Según me han contado mis compañeros, fue deslumbrante la actuación de este grupo. Los podremos ver el año que viene en la XV edición del Festival.





Sobre las diez comenzaba Nino Sánchez a tocar en la Torre Lucía. Sus canciones hacían recordar a los más mayores otros tiempos, cuando el folk era considerado "otra cosa". Personalmente, aunque guardo gran respeto a Nino, no puedo decir que su actuación fuera de las mejores. Me dió la sensación de que había poco ensayo y demasiados desafines.








El segundo concierto, el de Carlos Núñez, lo considero uno de los más brillantes y emocionantes de esta edición del Festival -por lo menos para mi-. La participación de la recién creada Banda de Gaitas del Valle del Jerte, con "Jarramplas" a la cabeza, llenó de impetuosos aplausos la Torre Lucía. Cada vez que salían, la música llegaba a su cúspide con un sonido perfectamente equilibrado. El Maestro, ilusionado, dirigía su banda con la delicadeza y maestría de un perfecto director de orquesta y, además, nos deleitó con temas de su últmo disco "Alborada do Brasil" y de la BSO de la película "Mar Adentro". Él estuvo espléndido y nos encandiló con sus flautas y su gaita. Además, se acompañaba de grandes profesionales, como la actualmente nombrada "Mejor Músico de Irlanda", tocando el violín y la concertina.











El broche de la noche lo pusieron los FadoMorse, un grupo portugués que no sé muy bien clasificar dentro de un estilo concreto, lo cual les hace originales. Ellos realizan una mezcla de las músicas portuguesas tradicionales con las del mundo en general, dando lugar a un género que denominan Popétnico. Nos hicieron bailar con sus divertidos temas y convirtieron el escenario en una verdadera fiesta.


FadoMorse


VIERNES día 21 de Agosto:


Por la mañana asistí a la rueda de prensa del Festival en la, Iñaqui, el ganador del cartel de este año, nos contó que en sus ratos libres se dedica a hacer arte con materiales que ya no sirven para otra cosa. Es un artistazo y con muy buen gusto. Esperamos verle por estas tierras el año que viene, que nos ha dicho que el Festival le ha sorprendido muy gratamente.




Llegó Patrick Bouffard y explicó (más bien, el intérprete nos hacía saber lo que decía) el origen de la zanfona y que los músicos franceses se alegraban de ver que había esta afición también en el norte de España. Nosotros también nos alegramos de que los músicos franceses se den cuenta que en España ya existían desde, por lo menos, mediados del s. XII (Cantigas de Alfonso X "el Sabio"), aunque sí es cierto que las raices de este instrumento son europeos y se remontan al siglo X. (Ver entrada de la Zanfona). Pero lo dicho, un gran músico Bouffard.




Eliseo manifestó, con ese cariño hacia la tradición que se hace entrever en cada frase, la importancia de no dejar que la música tradicional se pierda. Que es necesario escuchar a nuestros mayores.


Por la tarde, sobre las cinco, llego a Las Claras y empiezo a descargar mi mochila: un pandero cuadrao de Peñaparda, una sartén, tres cucharas, un dedal, unas tejoletas, una pandereta, boli, papel y mi inseparable cámara de fotos. Comienza el curso de percusión tradicional con Eliseo, algo que no me hubiera perdido por nada y que deseaba desde hace tiempo: aprender de las manos de un maestro los toques tradicionales de la pandereta y el pandero de peñaparda. Mi amigo Manu y yo estábamos entusiasmados, escudriñando cada uno de los movimientos y llenando de GA-TI-TOS las hojas de la libreta. Espero seguir aprendiendo de Eliseo por mucho tiempo.




La noche comenzó con los extremeños Aulaga Folk, que desplegaron temas tradicionales al estilo Aulaga, con mezclas de otras músicas y otros géneros. La incursión de nuevos miembros como Paco de la Llave, al acordeón, o Fernanda Valdés, al violín, sumados a la maestría de Carlos Osuna, el guitarrista, y el nuevo baterista.... consumados profesionales de la música, ayudan a que Aulaga siga ofreciendo temas frescos.




El espectáculo de Evening Star, cuidado, medido, casi matemático, tuvo pareceres ambiguos dentro del público. Gustaron mucho pero por su profesionalidad. Un grupo lleno de maestros, sin duda, y uno de ellos Carlos Beceiro, perteneciente a otros grandes grupos nacionales como La Musgaña. Personalmente pienso que les faltó la chispa para llevarse al público de la mano.




Cuando subieron al escenario los Red Hot Chilli Pipers, todo el público se rindió a sus gaitas y su particular forma de interpretar con virtuosismo los temas más conocidos de los grandes del rock y otras sorpresas musicales. La puesta en escena bien se merecía un sobresaliente, tanto en vestuario (que aunque parezca mentira es importante ahí arriba) como en movimientos. Un gran espectáculo en lo musical y en lo visual que nos hizo disfrutar de lo lindo. Me encantaron, sinceramente.







Al terminar los conciertos, fuimos -como todos los años- a seguir la fiesta con los instrumentos. Esta vez montamos la fiesta en el pub Salamandra de la calle Talavera (muchas gracias!!). Entre cantos castellanos, extremeños, gallegos, juegos, gaitas y percusión... pasamos la noche. (¿Quién dice que los jóvenes solo vamos a beber en las fiestas?). Lo pasamos genial.



SÁBADO día 22:

Aún con el cansancio del día anterior consigo llegar al concierto didáctico que el Dúodeno (Eliseo Parra y Xavi Lozano) daban en Las Claras. Un genial guión de humor que nos hizo disfrutar tanto a pequeños como a mayores. Los niños -y no tan niños- aprendieron con Eliseo que tocar la pandereta no es cosa fácil y Xavi les enseñó que todo lo que está compuesto de tubos puede sonar. Nos enseñó a hacer un silbato con un macarrón y un espaguetti!! Increíbles estos dos maestros!










Al caer las cinco de la tarde nos pusimos a trabajar con Eliseo. Pasó la tarde sin casi darnos cuenta, aprendiendo ritmos nuevos, combinándolos con otros y mejorando los que ya teníamos aprendidos... con el GA-TI-TO es muy fácil aprender. Gracias Eliseo!!

El siguiente taller fue el de Xavi Lozano, con sus instrumentos "raros". Xavi hace sonar cualquier cosa, un ladrillo, una muleta, una macarrón, un grifo, una escalera, cualquier cosa que tenga tubos, ¡hasta una persona! Además, en el taller nos desveló algunos de sus trucos para fabricarse estos instrumentos.... más adelante lo intentaré con algún tubo de casa.






Tras un bocadillo fugaz y una carrerita a Torre Lucía llegamos a ver a nuestros amigos de Vallarna, que abrían el Sábado de Festival. Grandes Vallarna!! Saltamos con ellos y cantamos todas sus letras, llenas de tradición castellana, cántabra.... tradición pura y dura, con las letras que han aprendido de sus mayores. Para sorpresa de muchos... fueron de los que más brillaron esa noche. Arriba Vallarna! Seguid siendo así de majos siempre, amigos!




Los eslovenos Terrafolk irrumpieron con su metal-klezmer y sus temas populares de Europa del Este. Dicen que este grupo es para verlo obligatoriamente en directo, y así es, merece mucho la pena. Saltamos con sus temas alegres y de gran virtuosismo.



Después llegó Dissidenten, que como grupo está de lujo, pero el repertorio que llevaron al escenario del Folk Plasencia era más bien monótono en los temas. Aunque, sin duda, son unos grandes profesionales. En el vídeo se subieron los Terrafolk con ellos a tocar uno de sus últimos temas.



Y, bueno, después ya se sabe: al Salamandra a tocar. La verdad es que este año ha sido raro (excepto el primer día que estuvimos en la calle de los vinos tocando). El sábado, al llegar al Salamandra ya estaban allí los de las session irlandesas de Cáceres con los que toco a veces. Es raro que, lo que se supone que une -la Música- sea un elemento de separación en algunos casos -no pocos, ciertamente-. Esto es una pequeña crítica a aquellos "cerruños" que se creen "puristas" de la música irlandesa: ¿"querer" ser -que no quiere decir SER- purista al interpretar la música irlandesa te convierte en un ser egoísta que no deja -por puro prejuicio- un momento para tocar a otros? ¿Cómo es que llegó, en un momento dado, el círculo de la jam del Sábado a ser tan tan TAN CERRADO? ¿Por qué razón se ponían caras raras cuando la gaita tocaba? -las pocas veces que pudo, el pobre-, ¿No es la música un compendio de estilos libres a los que hemos ido poniendo nombre por acotar algo y hacerlo de uno?

Por lo demás.... Gracias a todos por este estupendo Folk Plasencia 2009.

Marta Serrano Gil

4 comentarios:

Milhaud dijo...

Gran crónica. Tuvo que ser una gran experiencia!

Anónimo dijo...

El Festival me ha parecido con diferencia el mejor de los XIV, ha habido sus mas y sus menos pero en general un festivalazo, creo que Ret Hot Chilli Pipers, Terrafolk, Carlos Nuñez y Vallarna han estado sobresalientes pero Aulaga Folk para mi se ha llevado la palma, increibles, ademas aunque nadie quiera reconocerlo, aun no se porque, ha sido el grupo que mas gente ha llevado a Torre de Lucia superando a Carlos Nuñez.
Marco espectacular, el tiempo inmejorable, los grupos en general espectaculares y creo que por ponernos algún merito que nosotros, el publico, hemos estado como minimo al nivel de los grupos chapo por la peña, como bien dijo alguien somos parte esencial del festival y tambien se nos tiene que mimar un poquito.

Anónimo dijo...

Ey!! que bueno esto de una cronica del festival! muy buena la cronica! es verdad que el publico nos portamos chapo como dice el comentario anterior. pero lo de q aulaga folk se llevara la palma... se te ve un poco el plumero no? no ha superado a carlos nuñez y ni mucho menos a los red hot chili pipers, lo que pasa es que desde el escenario lo verias mal con los focos. se te ve el plumero. Y como pacense espero que se siga llenando de folk la plaza lucía porque me gusta venir a plasencia. saludos musicales.

Eduardo Duque dijo...

Qué pedazo de festival!!!! arriva Plasencia, nuestra ciudad se está enriqueciendo muchisimo con estos eventos. Un beso Marta, nos vemos pronto en el coro. Edu.